La ciudad de Castellón

Castellón de la Plana es una ciudad y municipio español, capital de la provincia de Castellón y de la comarca de la Plana Alta, situado en la Comunidad Valenciana. Situado al este de la península ibérica sobre una extensión de terreno llano, rodeada por distintas sierras por el interior y el mar Mediterráneo al este, ante el cual se extienden los 10 kilómetros de costa de los que disfruta el municipio. El núcleo urbano principal se encuentra a unos 30 m sobre el nivel del mar y a unos 4 km de la costa.

Castellón, cuenta en 2018 con una población de 170 888 habitantes y un área metropolitana que ronda los 300 000 habitantes, siendo la cuarta ciudad de la Comunidad Valenciana por número de habitantes, distribuidos en dos núcleos urbanos y diversos grupos de población diseminados en los 107,50 km2 de extensión de su término municipal.

En esta urbe,  se pueden distinguir tres partes principales: el núcleo central histórico, los nuevos barrios modernos y, tocando el mar, el Grao o el puerto.

El clima es, generalmente, excelente. Y eso siempre es una ventaja. En la parte más céntrica, la vida cultural y comercial –completamente mediterránea- permite ver una ciudad alegre y animada. El centro histórico, donde todavía se percibe la forma de campamento romano, posee los monumentos más significativos. Este núcleo primitivo nació sobre las antiguas alquerías árabes tras la carta de poblamiento fundacional dada por Jaime I en el siglo XIII. En los barrios de la periferia se han creado instalaciones culturales y deportivas. Y, acaballo entre el núcleo primitivo y el mar, se encuentra el distrito del Grao, donde se concentra la vida relacionada con todas las actividades marineras.

El conjunto urbano castellonense solo se entiende si se considera la mentalidad moderna, internacionalista, de sus habitantes. Hay, siempre ha habido, un deseo continuo de estar al día; de estar abiertos a los visitantes. Y eso es lo que se ofrece, juntamente con otra gran variedad de atractivos: mar, huerta, monumentos, cultura, montaña, fiestas…

La Federación Española de Escuelas de Español de la Comunidad Valenciana, te propone los siguientes lugares que no te puedes perder si vienes a Castellón, la experiencia de visitarlos será inolvidable.

Un tranquilo paseo por la ciudad, y también por alrededores, es la mejor manera de conocer sus encantos. Los lugares que, como Castellón de la Plana, tienen la particularidad de ser de dimensiones pequeñas, ofrecen al viajero la ventaja de poder hacerse una idea clara de lo que es su territorio. Y por eso no hay nada mejor como pasear por sus calles.

Ayuntamiento

El antiguo Palacio de la Vila estaba situado en otra ubicación, cercana a la actual

Es un edificio exento de volumetría paralelipédica, organizado en alzado por tres cuerpos claramente diferenciados por las cornisas que los separan.

La planta baja se constituye por un pórtico de arcos de medio punto, moldurados y alternados con pilastras con capiteles de orden toscano con un total de cinco arcos, continuándose con uno más en cada alzado lateral. La primera planta, en la cual continúa la división vertical mediante pilastras corintias con entablamento liso, viene caracterizada por la disposición de tres balcones –el central corrido- con cinco vanos coronados por frontones triangulares partidos por un remate piramidal, y alternos con frontones semicirculares con decoración de veneras, separados entre sí por pilastras y capitales compuestos.

El tercer nivel, de dimensiones más reducidas, se separa del anterior por una cornisa volada, continúa la división vertical con el uso de pilastras corintias con entablamento. Un total de cinco balcones sencillos, más pequeños que los del piso principal, se abren a la Plaza Mayor, encontrándose éstos flanqueados por dobles pilastras en los extremos y simples en los extremos. Un antiguo antepecho balaustrado remata el edificio.

 

El Fadrí y la Concatedral

Está situado en la plaza Mayor, en el centro de la ciudad, junto a la Concatedral de Santa María. Las obras de construcción comenzaron en 1440. Tras pasar por varios periodos de incertidumbre sobre qué proyecto seguir y su construcción; fue finalmente terminado en 1604, a cargo del proyecto presentado por Francisco Galiansa de la Lancha, Guillem del Rei, Pedro Crosali, Marc Volsanys y Antoni y Joan Saura.

Se trata de una torre campanario exenta, de planta octogonal con una altura aproximada de 60 metros. Esta dividida en cuatros cuerpos, que al interior se corresponden con la cámara del reloj, la prisión del eclesiástico, la vivienda del campanero y la cámara de las campanas. Estos cuatro cuerpos interiores no se corresponden con las líneas de cornisas exteriores. En la parte superior se encuentra un antepecho, decorado con ocho gárgolas.

Su desnudez arquitectónica, la sobriedad decorativa, así como una cierta aspereza formal hacen que la podamos incluir dentro de los rasgos del estilo desornamentado que desde finales del S. XVI caracterizan a la arquitectura española.

La torre remata con un chapitel de 1735, replica del original destruido en 1656, es de planta triangular con pilastras de orden toscano cubierto con teja azul, y rematado con una veleta colocada en 1860. Al interior una escalera de caracol con intradós discontinuo permite acceder a los distintos pisos de la torre, cuyas estancias poseen cubierta abovedada en piedra. El acceso a la torre se realiza a través de una portada adintelada con una hornacina en la parte superior flanqueada por volutas, y un frontón triangular en la parte superior. Bajo los escudos del Reino de Valencia y las Torres de Castellón, hay una inscripción en el dintel que hace referencia a la construcción de la torre entre 1591 y 1604.

El Fadrí está catalogado como Bien de Interés Cultural, y figura inscrito en el patrimonio Nacional y en el patrimonio Cultural de la Generalitat Valenciana.

La Iglesia de Santa María la Mayor es la concatedral junto con la de Segorbe de la sede del Obispado de Segorbe-Castellón. La historia de esta concatedral está llena de avatares desde el inicio de su construcción que data del siglo XII.

De la original iglesia gótica sólo quedan sus tres puertas de acceso, además de algunos elementos ornamentales. El templo se derribó por un acuerdo del pleno municipal en los años treinta y las obras de reconstrucción, finalmente, culminaron el año 2001. La portada más antigua se encuentra en la calle Arcipreste Balaguer.

El acceso por la plaza de la Hierba presenta decoración vegetal en los capiteles, mientras que la portada principal es de un gótico más avanzado que las anteriores. En su interior se encuentra una imagen de la Inmaculada del siglo XVIII; imágenes barrocas; varios lienzos interesantes ; así como piezas de orfebrería y otros ornamentos.

La Concatedral de Santa María está catalogada como Bien de Interés Cultural, y figura inscrita en el patrimonio Nacional y en el patrimonio Cultural de la Generalitat Valenciana.

ISLAS COLUMBRETES

A 30 millas de la costa se encuentran las Islas Columbretes, pertenecientes al término municipal de Castellón desde 1955.29​ Se compone de 14 islotes de origen volcánico. Debido a su gran interés natural, ya que acoge algunas especies en peligro de extinción, como el halcón de Eleonor y la gaviota de Audouin o gaviota corsa, y sus fondos son una Reserva de Pesca de gran importancia que contribuye a la regeneración de numerosas especies pesqueras de la zona.

Las Islas Columbretes también constituyen un destino importante para los aficionados al submarinismo, debido a la transparencia de sus aguas, a la belleza de sus fondos y a la gran variedad y cantidad de especies animales y vegetales que albergan.

El parque natural de las Islas Columbretes  fue declarado en 1988 por la Generalidad Valenciana, con una extensión emergida de 19 ha y sumergida de 4.000 ha. Su situación geográfica es 39º55’N, 0º40’E.30​

Playas de Gurugú, del Pinar y del Serradell

Como Playa del Gurugú se conoce al tramo del litoral castellonense existente entre el cruce del Camino de la Plana  hasta la desembocadura del Río Seco. Se trata de una playa extensa y amplia, que limita con el mar y con el Paseo Marítimo que flanquea la carretera entre Castellón y Benicàssim.

Esta playa se encuentra a continuación de la Playa del Pinar.Recibe su nombre por la existencia de un Pinar de propiedad municipal, buena parte del cual se conserva, constituyendo el que se conoce como Parque del Pinar. Este gran recinto se divide en dos áreas claramente diferenciadas: una abierta al público y empleada como zona de recreo y de actividades de asociaciones y entidades o eventos de renombre.

La segunda área del Pinar incluye un campo de golf municipal de nueve hoyos, gestionado por el Club de Golf Costa Azahar, que ofrece club social, pistas de tenis, etc. Resulta ideal para compatibilizar el deporte del golf con un día de playa.

En la playa del Serredal, El elemento diferenciador más importante de esta playa es la existencia de una zona de protección dunar, donde se ha desarrollado vegetación y en la que nidifica el Chorlitejo Patinegro. Esta medida de protección medioambiental es compatible con su uso como zona de baño, gracias a la buena señalización y a la sensibilidad del público, el cual puede acceder a la orilla siguiendo unos caminos perfectamente marcados y visibles que discurren entre las pequeñas dunas y las plantas.

Fiestas y pueblos de interés

Las Fiestas de la Magdalena son las fiestas fundacionales de Castellón y duran nueve días. Dos de los puntos de encuentro indiscutibles durante esos días son el Mesón del Vino y el Mesón de la Cerveza, donde podrás disfrutar también de las tapas españolasy el ambiente festivo de la ciudad.Pueblos que no puedes dejar de visitar : Morella (ciudad medieval completamente amurallada),  Peñíscola (coronada por el espectacular castillo del Papa Luna), Vall D ´Uixò (conocida por sus originales Grutas de San José navegables en las que el visitante podrá adentrarse en un mundo de fantasía, luz y color, formado por estalactitas y estalagmitas), Benicàssim (famoso por sus maravillosas playas, acoge uno de los mayores Festivales  Internacionales de Música Independiente, FIB, así como la concentración de motos Harley Davidson) y Villafamés (donde cabe destacar el museo del vino).

CASTELLÓN EN IMÁGENES